prevencion-seguridad-campamentos-verano-actividades.jpg

La seguridad y prevención en campamentos de verano.

Una visión práctica para poder trabajar con medidas de seguridad en campamentos de verano, así como en la prevención en actividades de ocio y tiempo Libre.

Con la llegada de las colonias y campamentos de verano y sus múltiples actividades, se ha de garantizar las medidas preventivas que permitan realizarlas con seguridad.

¿Se puede garantizar la seguridad en los campamentos de verano?.

La seguridad 100% no existe, ni en campamentos ni en la vida misma. Es un concepto muy amplio y afecta al conjunto de la organización, no solo a los participantes ni a la prevención en las actividades.

Lo que sí se puede y se DEBE es garantizar que se toman todas las medidas preventivas y mecanismos de control para evitar problemas, incidentes o accidentes.

Se trata de analizar, tomar todas las precauciones, informar y supervisar para disfrutar de lo que queremos hacer con confianza. De lo contrario no saldríamos de casa.

La experiencia tras muchos años realizando campamentos de verano se traduce en una serie de principios básicos sobre la prevención y la actitud. Es una balanza en la que buscar el equilibrio para una «diversión asegurada», en todos sus sentidos.

15 claves para la seguridad en campamentos de verano.

Medidas seguridad en acampadas de verano
  • El objetivo último no es impedir, sino poder realizar las actividades asumiendo exclusivamente los peligros imprescindibles con riesgo tolerable.
  • «Nunca pasa nada, hasta que pasa«. Cualquier cosa conlleva un peligro en potencia. Es mas, la mayor parte de los accidentes no ocurren en actividades «de riesgo» sino en las cotidianas.
  • Establece normas y medidas claras.
  • Si es problemático, evitable e innecesario, evítalo. Cuando el riesgo es demasiado elevado, seguro que hay muchas otras actividades o excursiones que se pueden hacer.
  • Con una sola persona del grupo mal informada el riesgo se multiplica. Explica y repasa siempre las normas y medidas fundamentales.
  • Lo que se consigue automatizar, se genera solo. Crea hábitos y protocolos y todos sabrán qué hacer.
  • Si te consideran un «pesado» con las normas, suele ser un buen indicador de que estás supervisando bien la seguridad. Ni es divertido ni serás «guay» pero el cargo conlleva la carga.
  • Una cadena se rompe por el eslabón más débil. El rasero lo marca la persona peor preparada del grupo (por edad, técnica, condición física etc.).
  • No te olvides de ti ni del resto del equipo. Si te pasa algo difícilmente podrás asegurar al resto.
  • Si no sabes, no conoces la zona, dudas o no tienes garantía plena, no lo hagas. Contrátalo a profesionales especializados.
  • Prioriza medidas para prevenir el riesgo antes que medidas de protección. Si no, es mejor medidas para proteger al grupo en su conjunto, y en última instancia de forma individual.
  • Los accidentes pueden pasar, pero nunca por no haber tomado las medidas adecuadas (legales o razonables). Eso se llamaría negligencia.
  • Piensa como la Ley de Murphy: «Si algo puede salir mal, saldrá mal». «Por si acaso» es la palabra mágica, «suponer» es entrar en el lado oscuro.
  • No dependas exclusivamente de un recurso o de la tecnología, puede fallar la cobertura o la batería. Ten un recurso analógico como plan B.
  • Lo que tú hagas en privado es tu problema, nada que ver cuando tienes personas a tu cargo y bajo tu responsabilidad.
  • Que se haya hecho antes no se significa que esté bien ni que se pueda hacer ahora. Que lo hagan los demás o que haya costumbre no reduce el peligro ni exculpa de responsabilidad.


La actitud preventiva como garantía de seguridad en los campamentos de verano.

Siguiendo estos principios, lo que buscamos es tener una actitud preventiva, así como generar una cultura global de prevención y seguridad a nuestro alrededor. Por tanto, tengas la función que tengas no pierdas esa perspectiva.

No se trata de desconfiar de todo y de todos, pero cualquiera puede cometer un despiste, error u olvido.

El Coordinador del campamento. La seguridad global.

Eres la persona organizadora del campamento o cualquier actividad y en ti recae la responsabilidad máxima. Aunque las actividades hayan sido supervisadas por un Monitor de nivel (ver más abajo) las decisiones últimas son tuyas.

El foco principal sería la seguridad y prevención global. Tienes la responsabilidad de que todo el equipo de trabajo conozca todos los riesgos y medidas preventivas necesarias para garantizar la seguridad.

Además debes comprobar y supervisar que ellos las apliquen en el grupo que les corresponda. No es suficiente con informar y ya está.

Hablando de actitud preventiva no nos referimos solamente a estar pendiente de una actividad de las consideradas «peligrosas o de riesgo». La seguridad abarca muchos ámbitos y ya hemos abordado algunos en otros artículos, por ejemplo:

Seguridad y prevención en colonias de verano

El Monitor de Tiempo Libre, asegura a los niños del grupo.

Eres el responsable directo de un grupo de niños y niñas y tu función es asegurarte de que cumplen todo cada uno de ellos/as. Eso no descarta que si ves algún riesgo en otros grupos no actúes pero tu foco es tu grupo.

Considera que los niños y niñas están pendientes de divertirse, como es normal. La seguridad o la higiene no están entre sus prioridades.

En el día a día deberás llevar control sobre los integrantes de tu grupo en multitud de aspectos (higiene, ropa, dinero, problemas del grupo etc.).

También tendrás un «servicio», en dónde tendrás que vigilar, servir el comedor o la función que se determine para el buen funcionamiento global.

Para cualquier actividad tendrás que revisar uno a uno que cogen su material adecuado, que lo tiene bien puesto, que sigue las indicaciones de los profesionales etc.

Especialistas en actividades específicas o de riesgo.

Serán los encargados de actividades que requieran una capacidad técnica especial.

Algunos ejemplos habituales:

  • Actividades multiaventura (tirolina, descenso de barrancos etc.)
  • Equitación.
  • Tiro con arco.
  • Actividades acuáticas (vela, piragua etc.)
  • Etc.

Se puede contratar a un profesional y hacerlo en el campamento, pero normalmente se contrata a una empresa que se dedique profesionalmente a ello. Se requieren equipos especiales, condiciones o instalaciones adecuadas.

En estos casos, son los especialistas los que tienen la última palabra sobre la actividad, pues son los que tienen los conocimientos sobre las medidas de seguridad y prevención.

Tanto el monitor como el coordinador quedan en segundo plano, encargándose de que la actividad funcione con normalidad atendiendo sus indicaciones.


¿Es complicado establecer medidas de seguridad en campamentos?

Todos hacemos prevención de riesgos en el día a día. No hace falta volver a «inventar la rueda». La prevención de riesgos y la búsqueda de seguridad ha existido siempre y la hacemos de una forma u otra en nuestro día a día.

En cuanto nos convertimos en padres o madres nos volvemos automáticamente expertos por necesidad en ver los peligros y riesgos de nuestro alrededor.

También aplicamos medidas preventivas (para minimizar el riesgo) y de protección (para minimizar las consecuencias si se produce).

En primer lugar en nuestra casa (en un campamento de verano sería la instalación y el entorno).

Por ejemplo:

  • Limpiamos con frecuencia.
  • Colocamos protectores en las esquinas de las mesas bajas.
  • Protegemos los enchufes.
  • Dejamos medicamentos y productos de limpieza fuera del alcance de los niños
  • Etc.

En segundo lugar, cuando salimos a la calle o fuera del hogar.

  • Protegemos del frío o de la lluvia.
  • Evitamos lugares peligrosos, masificados o de difícil acceso.
  • No nos alejamos de los niños o los tenemos siempre en nuestro campo de visión.
  • «Informamos» a los niños de que no se vayan con extraños o que no acepten regalos…
  • Etc.

Por último, por no extendernos, compramos juguetes y materiales adecuados.

  • Que cumplan con normativa y sean recomendados para su edad (tamaño de las fichas etc.)
  • Evitamos las tijeras con punta, materiales corrosivos o que puedan ser ingeridos.
  • Etc.

Pues eso es trabajar la seguridad y la prevención de riesgos. Simplemente aplicamos esa misma lógica a las actividades del campamento y a todo lo relacionado con éste.

Eso sí, de una forma profesional y metódica. En casa lo hacemos «sobre la marcha», pero en los campamentos de verano y en las actividades no podemos dejar la seguridad a la improvisación.

Para ello se requiere un minucioso análisis y una correcta aplicación.

Medidas de seguridad en campamentos multiaventura

¿Cómo se mejoran las medidas de seguridad en un campamento o en actividades de Tiempo Libre?

En primer lugar, deberemos plantear las cuestiones que afectan a los preparativos. ANTES.

  • Evaluación de riesgos.
  • Protocolos de actuación.
  • Mapa de riesgos.
  • Planes de emergencia y evacuación.
  • Otras medidas (información y protección de datos, permisos, contratación).

En segundo lugar, durante la realización de los mismos. DURANTE.

  • Información, aplicación y supervisión de las normas, medidas de seguridad y protocolos de actuación.
  • Cuidado y control de los participantes (higiene, salud etc.)
  • Atención ante imprevistos.
  • Resolución de problemas, incidentes o accidentes.
  • Revisión y mantenimiento de materiales.
  • Vías de comunicación.

Por último, al terminar, de cara a mejorar en futuras actuaciones. DESPUÉS.

  • Recogida de materiales, revisión y orden.
  • Modificaciones y ampliaciones en las evaluaciones previas.


Las normas del campamento.

Equivale a lo que en la sociedad general llamamos leyes y lo que los niños entienden como «prohibido» o de obligado cumplimiento.

Sirven para garantizar la seguridad y la convivencia. Normalmente son pocas, básicas y fundamentales. Debe ser así puesto que, salvo circunstancias muy excepcionales, hay que cumplirlas sin más.

  • Obedecer las indicaciones de todo el personal.
  • No salir del recinto del campamento sin monitores.
  • No tirar las «3 P»: Piedras, palos y piñas. Luego alguno tirará un libro a otro y dirá que no está prohibido 😉
  • No se permitirán faltas de respeto ni conductas violentas
  • Etc.

Es fundamental que las normas en general, y las relativas a la seguridad de todos los participantes en particular, sean bien conocidas.

Deben quedar claras las consecuencias de su incumplimiento, incluido la posible expulsión cómo último recurso cuando se ponga en riesgo la seguridad de los participantes. Tanto a los demás, como al propio participante.


Plan de evacuación y de emergencia.

Consiste en tener previsto y preparar las actuaciones que tendríamos que realizar en caso de una emergencia.

No podemos prevenir la irupción de un volcán o la caída de un meteorito, pero si debemos contemplar diferentes circunstancias excepcional que podrían producirse. Por ejemplo:

  • Inundaciones. Especialmente si nos encontramos en campamentos de tiendas de campaña, campings, itinerantes etc.
  • Incendios. Pueden producirse tanto en el exterior como en el interior de una edificación.
  • Accidentes graves o con necesidad de atención médica urgente que pudieran ocurrir en el desarrollo de las actividades o en el día a día. Debes tener los teléfonos de la asistencia médica cercana y hospital, etc.

Para evitar que no sea simplemente un montón de papeles sin uso, desde hace años se tiende a hacer simulacros de evacuación de forma rutinaria cada cierto tiempo. De esta forma podemos entrenar y comprobar su eficacia.


Evaluación de riesgos

Al igual que se realiza una prevención de riesgos laborales (PRL), aplicamos una metodología muy similar para analizar las actividades concretas que vamos a realizar.

De esta manera nos obligamos a pensar y prevenir todos los posibles peligros, el riesgo asumible o bien las medidas que podemos adoptar para minimizar cualquier problema.

No es intención tampoco desarrollar toda la metodología de prevención y evaluación de riesgos. Haciendo un resumen, la evaluación de riesgos consiste en hacerse preguntas:

  • ¿Se puede eliminar directamente el PELIGRO?: Fuente, situación o acto que puede causar daño, deterioro de la salud, o una combinación de ambos.
  • ¿Qué RIESGOS tiene la actividad?: Combinación de la probabilidad de que ocurra un incidente y la severidad de los daños que podría provocar.
  • ¿Qué medidas de seguridad ayudarían a reducir el riesgo de accidente?
  • ¿Necesito Equipos de protección? Pueden ser equipos de protección colectivos (una colchoneta, un protector de valla) o individuales (casco, peto).
  • Y por último, aplicando todas estas precauciones y medidas de seguridad ¿Puedo garantizar que el riesgo es TOLERABLE?

Para ver como hacer una evaluación de riesgos en actividades de tiempo libre, puedes ver un ejemplo en el Boletin de la Junta de Castilla y León (descargar pdf).

Si tienes previsto realizar actividades en esta comunidad es una de las que más normativa tiene desarrollada al respecto. En su página puedes ver los requisitos para la evaluación de riesgos, así como del resto de permisos.


Protocolos de actuación y medidas de seguridad en campamentos.

Un protocolo trata de hacer un paso a paso estandarizado con los procedimientos claves, tanto para el funcionamiento como para la seguridad en campamentos. De esta forma conseguimos saber actuar en casi la totalidad de las situaciones.

La evaluación analiza primero y establece medidas de seguridad. El protocolo dicta el procedimiento que se va a seguir. Uno, es consecuencia de la otra.

Los protocolos se basan en el principio de crear hábitos, rutinas a la hora de hacer las cosas y establecer lo que se necesite alrededor de ellas.

Es importante que se comprenda el por qué de los procedimientos, para así poder flexibilizar o improvisar ante cualquier imprevisto sin perjuicio de lo fundamental.

Cuánta menor experiencia tenga el equipo de monitores o coordinadores mayor será el grado de supervisión necesario.


Medidas de seguridad y protocolos de actuación generales.

Son aquellos procesos que se realizan habitualmente y que se repiten, o bien no están ligados a una actividad concreta.

En cómo organizar un campamento hablamos de varios de ellos para el funcionamiento diario. Aquí resumimos algunos relativos a medidas de seguridad en campamentos.

Pondremos por ejemplo un viaje en autobús. Para cualquier excursión nos podríamos encontrar con varios problemas (evaluación):

  • El autobús sale sin un participante (o con uno de más, que también podría pasar)
  • Se olvida la comida, bebida, equipaje o el material necesario.
  • Alguien se marea y vomita.
  • Tenemos un frenazo o choque y alguien sale dañado.
  • Etc.

Para evitarlo, estableceríamos una forma de actuar paso a paso, con las medidas de seguridad o comprobación adecuadas, que evite estas situaciones (protocolo).

Medidas seguridad en colonias de verano
  • Comprobamos justo antes de subir al autobús que se lleva botiquín, todo el equipaje personal necesario, así como el de la actividad.
  • Contar en la puerta antes de entrar, sobre todo si se requiere pasar lista.
  • Contar una vez están todos sentados (podría haberse bajado alguien por alguna circunstancia). Mejor dos personas diferentes.
  • Cuando, y solo cuando coincida el recuento comprobamos que están los monitores y cordinadores (no sería la primera vez que se olvida a alguien del equipo).
  • Se repasa que todos tengan el cinturón de seguridad puesto.
  • Repartimos un par de bolsas para el mareo hacia la mitad del autobús (dónde se situará al menos un monitor /a).
  • Etc.

TRUCO: Incluso se puede buscar una regla nemotécnica para recordar fácilmente los pasos.

En cuanto se realice varias veces cualquier miembro del equipo se dará cuenta si no se ha realizado algún paso. En definitiva, recuerda que se trata de crear unos hábitos y rutinas de actuación para minimizar problemas.


Medidas de seguridad y protocolos en actividades.

Medidas preventivas en colonias de verano. Excursiones

Serían las medidas de seguridad y los protocolos específicos para la realización de cada actividad.

Hay actividades sencillas como pueden ser la mayoría de las manualidades, juegos, talleres y deportes. Aún así, hay que comprobar los detalles:

  • Valorar materiales (p.e. tijeras sin punta o bates de béisbol con foam)
  • Adecuación del terreno o lugar dónde se va a realizar (eliminar piedras, colocar protecciones etc.).
  • La hora del día (p.e. evitar horas de máximo calor).
  • etc.

En las excursiones a pie tendremos que contemplar otros aspectos.

  • Adecuación de la ruta a los participantes y peligrosidad.
  • Llevar un botiquín con las medicaciones y primeros auxilios.
  • Si hay agua y comida o hay que llevarla (llevar cantimplora).
  • Posibles condiciones climatológicas (chubasquero, abrigo).
  • Vías de acceso en caso de accidente / coche de apoyo.
  • Si pudiera haber animales.
  • Etc.

Por último, la seguridad en las actividades consideradas de «riesgo»

Obviamente, será dónde más precauciones tendrás que adoptar. Recomendamos encarecidamente CONTRATAR este tipo de actividades a empresas especializadas.


Errores en las medidas de seguridad de campamentos y actividades.

Los accidentes no son habituales pero el riesgo cero no existe ni al salir de nuestra casa. Todo el trabajo de evaluación y prevención sirve para minimizarlo.

Mecanismos de control y comprobación:

Muchos errores se cometen por no tener establecidos mecanismos de control o comprobación por la misma naturaleza de lo planificado. No se puede prever todas las circunstancias posibles; mucho menos con niños.

Introduce en los protocolos momentos en los que repasar las medidas de seguridad en los campamentos y las actividades, los materiales, que estén todos los participantes etc.

El ejemplo más clásico sería el de contar a los niños y niñas cada vez que nos movemos de sitio.

«Burocracia preventiva».

Lamentablemente, en ocasiones los protocolos y medidas de seguridad se convierten en una serie de papeleos burocráticos para que se aprueben permisos y adornan las estanterías. O bien, nos encontramos con un complejo entramado de documentos llenos de tablas con tecnicismos, textos copiados y pegados para «cubrir el expediente».

Lo que debería de servir para ayudar a todos se convierte en «papel mojado» que nadie lee y que solo da trabajo inútil. Y no debe ser así.

Nuestro consejo es que si la legislación te obliga a usar un formato lo hagas. Es tedioso pero sirve para que no te dejes nada en el tintero siguiendo un paso a paso. Ese trabajo es solo el medio y no es necesario utilizar el formato farragoso para el equipo de monitores ni participantes.

La clave es que después se traduzca a lo cotidiano de una forma sencilla y práctica, para que se tenga presente.

Extrae y traduce las medidas de seguridad concretas a aplicar. Recuerda que estas deben ser conocidas y comprendidas por todos.

La salud es lo más importante, NUNCA ESCATIMES MEDIDAS DE SEGURIDAD EN CAMPAMENTOS DE VERANO o en cualquier actividad que realices. Luego no hay vuelta atrás.

Seguridad en colonias y acampadas de verano. Campamentos de confianza y calidad.
Confianza y tranquilidad. Acampadas recomendadas sin riesgos.
La seguridad y prevención en campamentos de verano.
Compartir