Blog de Eduma

Noticias / Última hora / Fotos / Artículos

elegir-campamento-de-verano.png

Todas las claves para elegir el mejor campamento de verano

¿Cómo elegir el mejor campamento de verano? Cuando el curso escolar acaba y llegan las vacaciones es el momento idóneo para plantearse mandar a nuestros hijos/as de campamento de verano. Si bien, en otras épocas del año existen posibilidades, es en el verano cuando más tiempo se dispone. Los campamentos y colonias de vacaciones resultan una magnífica opción para seguir creciendo en las relaciones con los demás, mejorando su autonomía, aprender nuevas actividades, divertirse y entrar en contacto con otros entornos.
No se trata pues de “aparcarles” en algún lugar (aunque siempre es mejor que quedarse en casa jugando con la consola) sino que tengan una experiencia gratificante, educativa y de crecimiento personal. (Articulo: Beneficios y ventajas de un campamento de verano)

A la hora de elegir un campamento de verano, especialmente la primera vez, nos encontramos con muchas dudas, alternativas y modalidades. Aquí ofrecemos una guía de las cuestiones que tenemos que plantearnos para intentar que esta primera experiencia sea un éxito y se quiera repetir.

Cómo elegir el mejor campamento de verano para mi hijo.

Elegir el mejor campamento de verano. Consensuar la decisión.

Es esencial que el niño/a quiera acudir voluntariamente a un campamento de verano. En la mayoría de los casos no es buena idea imponer la decisión. Es mucho mejor que la elección y decisión del campamento se haga entre ambas partes de una manera consensuada. Como padres y adultos tendremos en cuenta muchos aspectos que nuestros hijos no contemplan, pero al fin y al cabo el que va a acudir es el niño/a, por lo que resulta muy provechoso implicarle y hacerle partícipe del proceso. Que busque con vosotros, que opine. Por eso la primera pregunta que nos tenemos que hacer es:


¿Cómo es mi hijo?

Tenemos que preguntarnos y preguntarle que le gusta, cómo es su perfil (es movido, tímido, vaguete…), la edad que tiene (aunque es más importante la autonomía y grado de madurez) etc. Pregúntale y pídele opinión todo lo que haga falta.

Una de las preguntas más habituales que los padres dudan es si el niño “está preparado”. Nosotros lo entendemos al revés – el campamento es una experiencia que ayuda a prepararte para el día a día de la vida misma -, pero comprendemos la duda. Es fundamental que tenga un mínimo de autonomía (que sepa vestirse, ir al baño, comer solo etc.). Existen muchas organizaciones que empiezan desde los 3 años, generalmente en campamentos urbanos (colonias). Nosotros los llevamos desde los 6 años y salvo llorar cuando hablan por teléfono con los padres, no suelen tener ningún problema. Entre los 8-9 años es la edad más habitual para empezar a participar en los campamentos.Es en el grupo de los mayores de 12 años que salen por primera vez de casa dónde más les cuesta adaptarse.


¿Qué tipo de temática le interesa?

Aquí vamos a elegir la orientación que queremos buscar con el campamento de verano y seleccionar los que nos convezcan.

Existen infinidad de formatos para elegir. Solemos recomendar siempre basarse en los gustos y preferencias del niño/a porque es el que realmente va a participar. Hay niños que son más deportistas, más tranquilos, más de montaña, más de playa…

Hay campamentos que hacen todo tipo de actividades y otros que se centran en una temática concreta (musical, científica, idiomas etc.).

Por otro lado, hay campamentos de verano en tiendas (los originales), en cabañas, en residencias (lo que en realidad se llama colonia de vacaciones), en colegios etc.

Si el niño/a tiene alguna discapacidad o necesita alguna necesidad especial, también existen campamentos especializados.


¿Qué presupuesto puedo tener?

Como en todo, el dinero es una parte importante en la toma de decisión. También, como en todo, conviene fijarse en la relación calidad-precio más que en el coste en sí mismo. Además, tratándose de nuestros hijos, podemos hacer un pequeño esfuerzo si merece la pena. No siempre es fácil, pero todo tiene un coste. Tenemos que preguntar y aprender a leer entre líneas lo que cada campamento ofrece para poder compararlos (las actividades, las excursiones, la comida, el número de monitores, el alojamiento…)

Unas buenas actividades y excursiones incrementan el precio final de cualquier campamento. Una actividad como puede ser montar a caballo se puede hacer de formas diferentes; no es lo mismo dar dos vueltas a un picadero que un paseo de una hora en el bosque. Por pura lógica, ni la experiencia es igual ni el coste es el mismo. Hay actividades que tienen un coste mayor (vela, piragua, actividades multiaventura, etc.) pues se contratan a especialistas (escuelas de vela, profesores etc.)

Como elegir el mejor campamento de verano. claves.

Lo más práctico, entonces, es marcarse una horquilla en la medida de nuestras posibilidades y moverse en ese intervalo.


¿Cuanto tiempo?

Cuando empezamos nosotros (finales de los 70), eramos pocos los que nos dedicábamos a esto y los campamentos tenían una duración estándar de 14-15 días. En los últimos años han ido apareciendo variedad de formatos y fechas (semanas, decenas, tres semanas etc.). En nuestra opinión la quincena sigue siendo el formato de referencia, pero para ser la primera vez que se sale de casa, o niños muy pequeños, o si no tenemos presupuesto, una semana es una opción interesante. Menos que eso se quedaría muy corto. Realmente los niños no terminan de relacionarse y adaptarse del todo hasta el 2º o 3er día. Si la duración es de muy pocos días el periodo óptimo se reduce.

Existen también lo que se denominan “campamentos urbanos”, en los que se realizan actividades, por lo general, en las instalaciones de un colegio, durante el horario escolar y volviendo a casa por la tarde. Es una opción muy buena para niños muy pequeños (3-5 años), pero no generan la misma experiencia que supone dormir fuera de casa, con otros niños y con otros responsables. Es otro mundo.


¿A cuánta distancia?

Salvo que hubiera grandes distancias y supusiese un viaje muy largo, es una variable que nos parece menor pero que muchos padres y madres le dan importancia. Parece que da mayor tranquilidad psicológica si hay menor lejanía pero no es muy real. Si al niño/a se pone malo/a le va a pasar igual cerca que lejos y al fin y al cabo el que le va a atender es un médico.


Como elegir campamento de verano

¿Cómo selecciono una organización de confianza?

Es esencial conocer lo mejor posible a la entidad organizadora del campamento o colonia de vacaciones. Existen múltiples asociaciones, colegios, empresas etc. que los organizan.

Cumplir con la normativa vigente.

Esta es diferente en cada Comunidad Autónoma pero se requieren una serie de permisos (Medioambiente, Juventud, etc), una serie de titulaciones obligatorias y un número de ellas (monitores, coordinador etc.), tienen que tener seguro de Responsabilidad Civil, plan de evacuación, etc. En la última inspección que nos realizaron en este verano, el inspector nos dijo que nos sorprenderíamos de saber la cantidad de actividades que se realizan sin los requisitos y permisos adecuados.

“La experiencia es un  grado”

De la misma forma que si nos queremos operar del corazón buscamos al cirujano que haya tenido mas operaciones y con mayor porcentaje de éxito, buscaremos aquellas entidades que llevan tiempo realizando campamentos de verano para confiarles a nuestros hijos. Con el paso de los años se va aprendiendo, mejorando y previendo tanto el funcionamiento como todos aquellos aspectos organizativos que conlleva un campamento (y que son muchos y más complejos que lo que en principio se presupone).

Buscar referencias.

Lo que ha funcionado desde siempre. El “boca a boca”  es de las mejores referencias personales que podemos encontrar ya que confiamos en las personas que nos recomiendan algo. No siempre tendremos a alguien directo que nos recomiende y podemos buscarlas en Internet aunque siempre con mucho escepticismo. Tanto las opiniones favorables como las desfavorables se pueden manipular fácilmente.

Monitores, coordinadores y personal de apoyo.

¿Cuántos monitores titulados estarán según el número de niños? ¿Coordinadores? ¿Otro personal? La ley establece, según la Comunidad, un mínimo de entre 1 por cada 10 acampados o 1 por cada 13, pero la experiencia nos marca, y así lo hacemos, que un buen número es 1 por cada 7/8 ya que permite mayor flexibilidad en los grupos.

Es bueno preguntar como se selecciona a los monitores, si se les conoce previamente, la experiencia previa etc. así como la del coordinador/es.


Como elegir el mejor campamento de verano. Claves.

¿Cómo es la comida y el servicio de comedor?

Conviene valorar que tipo de comida se ofrece en el campamento y qué personal se encarga de ello. No es lo mismo una comida casera que un servicio de catering, por ejemplo. El personal de cocina debe tener cualificación pues en verano con el calor hay que tener un especial cuidado con los alimentos y seguir una serie de precauciones que eviten problemas alimentarios.

Especialmente con aquellos niños/as que tienen algún tipo de intolerancia, alergia o celiaquía, es importante conocer como se organiza tanto la cocina como el comedor. En estos casos es imprescindible que la organización se preocupe, sepa gestionar estos menús y que tenga mecanismos de funcionamiento apropiados para garantizar que no se cometan errores (vigilancia de monitores en el comedor, que la comida se haga aparte sin mezclar utensilios por la contaminación cruzada, cómo se tienen identificados a las personas con algún tipo de menu especial etc.)


¿Cómo funciona el botiquín y la atención sanitaria?

En especial para aquellos que tienen que tomar algún tipo de medicación hay que enterarse como es el funcionamiento del botiquín. Debería haber una persona encargada que tiene algún sistema para controlar las tomas, un lugar adecuado para guardar las medicaciones etc.

También hay que conocer si hay asistencia sanitaria y de qué tipo cerca del campamento. Debería tener un ambulatorio a no muchos kilómetros y relativamente cerca un hospital.


Contactar y preguntar todas las dudas que se tengan.

Si se puede, conviene tener una entrevista en persona en la que preguntar todas las dudas que hayan surgido directamente. Al menos, conviene llamar directamente por teléfono y hablar con las personas de la propia organización.

No siempre se puede porque las instalaciones se suelen alquilar para el periodo del campamento, pero en muchas ocasiones se organiza un día de visita a la instalación. Es conveniente asistir junto con los niños para conocer la instalación, resolver dudas y ganar en confianza y tranquilidad. Además en estos días de “puertas abiertas” suelen estar algunos de los monitores y coordinadores que luego irán al campamento y así se les va conociendo.

Como elegir campamento de verano. Dia de padres.

Muchas de las dudas se resuelven en la documentación del campamento en cuestión, pero surgen nuevas al leerlo y algunas no suelen verse reflejadas.

En este artículo hemos intentando resolver todas las preguntas frecuentes que se plantean la primera vez que se va a a un campamento de verano.


En resumen, tenemos que comprobar las cuestiones clave para conseguir lo más importante, confianza y tranquilidad. Si el niño/a no quiere ir o los padres no están tranquilos, es mejor prepararlo para más tarde.

Esperamos haberte ayudado a tener las ideas claras y que sea más fácil elegir el mejor campamento de verano que se adapte a los niños/as  ¿Echas en falta alguna otra cuestión?

Todas las claves para elegir el mejor campamento de verano
Compartir

2 comments

Participar en la conversación

Participar en la conversación

*

Entradas relacionadas