Blog de Eduma

Noticias / Última hora / Fotos / Artículos

primera-vez-de-campamento-preguntas-frecuentes-guia.png

Primera vez en un campamento de verano. Dudas frecuentes

La primera vez en un campamento de verano al igual que en otras muchas cosas (guardería, colegio, salir de casa, etc.) hace que aparezcan muchas dudas ¿Se encontrará bien? ¿Hará amigos? ¿Estará preparado?. Es algo normal pero que debemos aprender a controlar para no transmitir esa inseguridad y generar más incertidumbre de la que conlleva. Aquí explicamos detenidamente las dudas más habituales al respecto.

No podemos dudar y debemos estar tranquilos pues en cada campamento hay detrás una gran organización y equipo humano. Solemos subestimar muchas veces sus capacidades y la mayoría de las veces sobrepasan nuestras expectativas, que suelen ser conservadoras. Hay que ser optimistas y animarles a que se enfrenten a esas nuevas situaciones y retos para que puedan desarrollarse como personas. Recordemos que notan absolutamente todo y se lo transmitimos.

Debemos entender que es una oportunidad estupenda para aprender deportes, manualidades, idiomas, etc. pero sobre todo lecciones de la “vida misma”. Aprenderá a convivir con otros iguales, disfrutar de cierta autonomía y asumir también ciertas responsabilidades.

Las nuevas normas de convivencia, el nuevo rol que asumirán (ya no es el centro de atención de todos, sino que comparte con otras personas esa atención), el trato con otros niños, etc. son una serie de ventajas que supondrán un incremento en su independencia y sociabilidad (En este artículo hablamos ampliamente de las ventajas y beneficios de un campamento de verano).

Preguntas sobre la primera vez de un campamento de verano

¿Cuál es la mejor edad para ir a un campamento de verano por primera vez?

Empezamos con la primera gran pregunta.

Solemos tender a un exceso de proteccionismo, pero no debemos caer en ese error. Normalmente sabemos cuándo los niños están preparados para salir de casa, y resulta más fácil hacerlo de forma escalonada y paulatina.

Para los campamentos urbanos (mejor dicho, colonias urbanas) se puede ir desde temprana edad (4-5 años) puesto que es como ir al colegio, solo que haciendo otro tipo de actividades y deportes. Para los campamentos en los que se convive 24 horas y se duerme fuera, la edad recomendable es a partir de los 6 años (bien semana o quincena, según la costumbre que tenga de haber estado fuera de casa con amigos, con los abuelos, etc.) Además, con esas edades, normalmente ya han estado 2-3 días con alguna salida del colegio.

Como norma genérica, se recomienda que cuanto antes mejor, pues así irá desarrollando antes sus capacidades, autonomía y habilidades relacionales.


¿Es lo mismo un campamento, que una colonia?

No. Por costumbre hoy en día se llama campamento a todo, pero realmente un campamento de verano no tiene mucha instalación fija (típico en tiendas de campaña) y una colonia de verano o de vacaciones sí. Es decir, técnicamente cualquier instalación, residencia, albergue, etc. sería una colonia. Por el mismo motivo, tampoco es técnicamente correcto hablar de campamento urbano, sino de colonia urbana.

Para no complicarlo y por costumbre de uso general, seguiremos usando el término “campamento de verano” para referirnos a colonias o campamentos indistintamente y añadiremos “urbano” cuando nos refiramos a éstos.

Primera vez en un campamento de verano. Dudas frecuentes

¿Y si no quiere ir?

A algunos niños les cuesta lanzarse pues tienen inseguridad y el hecho de dormir fuera de casa les produce miedo. En estos casos lo mejor es animarles y explicarles que, aunque en un principio puede costar, enseguida se va a encontrar a gusto y va a disfrutar de esta experiencia.

No hay que obligar a los niños sino motivarlos. A veces hay que dar un pequeño empujón y ayudar a dar el primer paso, pero nunca imponerlo. Recordemos que es una oportunidad de disfrute y crecimiento, y no debe percibirse como una obligación impuesta, como “me empaquetan en tal sitio para que no moleste” o como que “no saben que hacer conmigo”


¿Como elegir el mejor campamento de verano?

No existe el “mejor campamento” como tal, sino aquellos que más se aproximan a lo que le gusta. Hay campamentos temáticos, de montaña, de playa, granja-escuelas, etc.

Habrá que valorar otros factores para intentar acertar al máximo con la elección del campamento que más se ajusta a las motivaciones y necesidades del niño/a (edad, gustos, más tranquilo o más movido, organización, lugar, presupuesto, etc.) En este artículo hablamos ampliamente de todas las claves para elegir un campamento de verano.


Primera vez en un campamento de verano. Dudas frecuentes

¿Se lo pasará bien? ¿Se integrará?

Los niños en los campamentos están haciendo multitud de actividades, excursiones, deportes en grupo que muchas veces no son tan fáciles de hacer en casa. Están todo el día en activo y realizando cosas divertidas. Algunas le gustarán más y otras le gustarán menos, incluso alguno no le gustará, pero es difícil que se aburra.

Conviene preguntar las actividades y/o hablar con los monitores o personas responsables para que nos aclaren los horarios y seguro que no queda tiempo para el aburrimiento.

Algunas veces se puede visitar la instalación en un día de “puertas abiertas” o similar. Conviene acudir con los niños para conocer el lugar, algunos de las personas que estarán en el campamento y ganar en tranquilidad.

Los niños son por naturaleza sociables, y en muchas ocasiones desde el propio autobús ya se han hecho amigos.


¿Y si tiene algún problema?

¡¡Pues habrá que resolverlo¡¡ De la misma forma que en el Colegio, asociación o a cualquier sitio que se vaya, puede haber algún conflicto o problema. Los monitores y coordinadores responsables tendrán suficiente experiencia para solventar estas cuestiones. Si durante el campamento los niños comentan alguna circunstancia conviene ponerla en conocimiento de los responsables, porque aunque la mayoría de las veces son pequeñas dificultades con mínima o nula repercusión, puede ser el germen de un conflicto mayor que se puede evitar.


Dudas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano. Preguntas

¿Nos echará de menos?

Por supuesto. Aunque normalmente la experiencia dictamina que son los padres los que peor lo pasan, especialmente si no se tiene costumbre de que los niños vayan a pasar tiempo con amigos, familiares, actividades, etc. y se tienen en casa. Parece que “falta algo”.

Todos echamos de menos a nuestros seres queridos, los monitores, los coordinadores, etc. pero eso no quita que tengamos que estar siempre juntos y no podamos hacer cosas diferentes a nuestras parejas, padres o hijos.

Según edades, lo normal es que se pueda echar de menos a la hora del tiempo libre o de acostarse. No es raro llorar o soltar alguna lagrimilla al hablar por teléfono porque es el momento en que se acuerdan. El resto del día están haciendo  todo tipo de actividades en el campamento.


¿Tendrá miedo por la noche?

Es posible que les cueste dormir al principio. Incluso hay misteriosos dolores de tripa (sobre todo en los más pequeños) que se pasan con una simple agua azucarada o placebo similar. Siguen siendo los nervios de la primera vez. La primera o segunda noche, es frecuente este tipo de circunstancias. Después no suele ser habitual pues el cansancio que se produce al estar todo el día haciendo todo tipo de actividades del campamento hace que suelan caer rendidos a su hora de dormir.

En cualquier caso, siempre se deja la luz de los baños encendida o algún piloto/bombilla encendido si es posible.


¿Son seguras las actividades?¿Hay vigilancia?

Siempre puede haber un accidente, incluso sin salir de casa. Ahora bien, las actividades que se realizan deben están supervisadas y vigiladas por un equipo de monitores (especialistas si la actividad lo requiere) y rara vez sucede.

Es más habitual hacerse daño jugando al fútbol, por ejemplo, que por cualquier otra actividad organizada y vigilada.

Del mismo modo, el tiempo libre y el resto de momentos fuera de las actividades organizadas (acostarse, comedor, etc) debe estar supervisado por los monitores para prevenir incidentes.


Como elegir el mejor campamento de verano. Claves.

¿Es mejor solo o con amigos? ¿Podrán estar juntos?

Normalmente no suele ser relevante. Para la primera vez sí puede facilitar el ir con un amiguito/a pues ya se tiene un contacto de referencia, aunque como ya dijimos anteriormente, los niños suelen ser sociables por naturaleza y en el mismo autobús de ida ya hay muchos que han hecho “amistades”.

Indicándolo, normalmente podrán estar en el mismo grupo y habitación, siempre que sus edades sean parejas.


¿Se les puede ir a visitar?

Todavía hay campamentos en los que se hace un día de padres y en las que los padres participan y visitan las instalaciones.

En nuestro caso particular, hace ya mucho tiempo que decidimos no realizarlo porque, además de romper la dinámica propia del campamento de verano, muchos padres/madres no podían acudir y suponía un problema para los acampados. En su lugar tenemos un día de “puertas abiertas”, en aquellas instalaciones en que es posible, para poder conocer el lugar antes de empezar.


¿Qué pasa si tiene alergias alimentarias?

Es importante comprobar que se tiene un sistema de manejo de la alimentación que permita la adaptación de los menús a los participantes con este tipo de problema.

Se debe controlar tanto el proceso de elaboración (con utensilios diferentes para evitar contaminación cruzada) y también el proceso de reparto de los alimentos para impedir equivocaciones.

En nuestro caso no se reparte ningún plato hasta que todas las alergias han sido entregadas y figuran en cada mesa para que los monitores responsables de servir el comedor tenga claro en todo momento que alergías tienen.

Primera vez en un campamento de verano. Preguntas frecuentes

¿Y si tiene que tomar medicamentos o lleva pañales?

En los campamentos debe haber una zona para el botiquín, y al menos, un responsable de ello. Sigan las indicaciones que les den en la organización, pero lo habitual es tener que indicarlo en la ficha de inscripción que tendrá que rellenar, y luego entregar los medicamentos especificando claramente las tomas y dosis, así como si son “por si acaso”, especificando en que circunstancias hay que dárselo.

Nosotros nunca dejamos que los niños/as tengan los medicamentos por varias razones; lo pueden perder, pueden olvidarlo en una excursión y necesitarlo, o igual de malo, dárselo a otro niño porque en casa se lo dan y éste ser alérgico. Como salvedad, los asmáticos conviene que tengan siempre doble inhalador y lleven uno encima además de tener otro en el botiquín (por ejemplo en una excursión)

En el botiquín se llevará el registro de lo que se ha dado y cuando. Para ello sirve un simple cuaderno aunque es mucho mejor hacer una tabla de medicamentos y tomas.

En caso de tener que usar pañales se pueden guardar en el botíquin y con discreción, se ponen antes de dormir y se quitan nada más levantarse por ejemplo, en el baño.


¿Qué pasa si se pone malo?

Pues de la misma manera que actuaríamos todos, se les lleva al médico. Si es una cuestión menor (la garganta y cuestiones gastrointestinales son las más habituales) se le aplicará dieta o medicación.

Para cuestiones más importantes y a juicio médico habría que trasladarse al hospital más cercano, por ejemplo, para una radiografía.

Los padres estarán informados de estas cuestiones.


¿Y si no sabe nadar?

Es muy importante indicarlo en la ficha de inscripción que seguro tendrán que rellenar, especialmente si hay algún tipo de actividad acuática (piscina, piragua, Aquopolis…) para tenerlo en cuenta y adoptar las medidas que sean necesarias.

De esta manera se determinará, por ejemplo, que en la piscina se quede siempre en la zona que no cubre, que en piragua vaya con algún monitor, etc.

Preguntas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano.

¿Podría ser expulsado si se porta mal?

En todos los campamentos se trata de solventar los pequeños problemas de convivencia que pueden surgir en el día a día. Normalmente son “cosas de niños” y no difieren mucho de aquello problemas que se puedan plantear por ejemplo, en el colegio.

En el caso de que algún acampado no cumpliera las normas mínimas establecidas o causara problemas al funcionamiento normal del campamento, en todas las organizaciones/empresas se tiene previsto un sistema de abandono, que corre a cargo de los padres.


¿Se necesita seguro médico o de anulación?

Hay que preguntar a la organización. En la mayoría de los casos se suele tener alguna asistencia médica de la Seguridad Social próxima y no se requieren seguros adicionales.

Los seguros de anulación permiten recuperar el dinero bajo determinadas circunstancias (hospitalización propia o de un familiar directo, problemas de salud que imposibilitan la realización del campamento, etc.). Debe hacerse en el momento de formalizar la reserva y hay que tener en cuenta las coberturas y su coste. Muchos supuestos no están contemplados (suspensos, enfermedad menor…).

Preguntas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano.

La primera vez en un campamento de verano

Solo quedan un par de días para que comience el campamento


Está nervioso/a, dice que no quiere ir.

Se acerca el día; La proximidad de la inminente nueva experiencia provoca  que los nervios empiecen a aflorar y puede incluso que empiece a decir que no quiere ir, que no le gusta el campamento, dolores de tripa… No debemos preocuparnos y dudar de si hemos tomado una buena decisión pues ya hemos visto la cantidad de beneficios y ventajas de un campamento de verano. Debemos asumirlo como una reacción normal ante lo nuevo y que puede durar un par de días una vez iniciado el campamento, hasta que los niños se adaptan a la situación. No olvidemos que siempre hay una primera vez para todo y los principios no suelen ser tan fáciles, hay que adaptarse – y de ahí viene el crecimiento personal – (no habría niños en las guarderías ni en los colegios)

Tampoco se trata de obligar por decreto, pero si restar importancia a este fenómeno y centrarse en lo bien que se lo van a pasar, de la cantidad de actividades y excursiones que van a realizar, de la cantidad de nuevos amigos que va a conocer, porque siempre recordamos los campamentos – especialmente el primero- con especial ilusión.

No suele ser buena idea frases del tipo de “prueba y si no te gusta te vamos a recoger”, pues se está transmitiendo un mensaje de duda sobre su capacidad para afrontar esta nueva experiencia y se está dejando una “puerta abierta” que habrá que cumplir ante las más mínimas adversidades (especialmente los primeros días)


Preguntas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano.

¿Que tiene que llevar?

Es muy importante implicar al niño/a. Es muy conveniente preparar conjuntamente la maleta/mochila de tal forma que sepa lo que lleva, que cantidades y dónde está colocado. Es una forma de hacerse responsable de su propia ropa.

Resulta muy recomendable, incluso obligatorio si hubiera algún tipo de lavandería industrial, marcar la ropa. Hay muchas formas de marcarla pero es tan importante que la reconozca el participante, sus monitores responsables o cualquier otra persona del campamento que pudiera encontrarla extraviada. A tal efecto se suele disponer de algún lugar donde dejar los objetos perdidos encontrados.

Normalmente, cuando se hace la inscripción o en la información se incluye un apartado del tipo “Equipo necesario” en el que se especifica. No será lo mismo si es un campamento de montaña, de playa, si son zonas de frío por la noche, etc.


La primera vez en un campamento de verano

Ya ha salido el autobús o hemos llegado al campamento


No tengo noticias. Mi hijo/a no me llama.

Como se ha dicho desde siempre, la ausencia de noticias es signo de que todo está bien. Tampoco significa que una llamada por parte del monitor o coordinador suponga necesariamente un problema porque puede ser simplemente una consulta sobre una duda sin más.

Recordemos que tenemos que guardar la calma. Hemos dejado en buenas manos a los niños y tenemos que confiar en el saber hacer.

Hoy en día todas las asociaciones tenemos alguna forma de contacto más o menos habitual con los familiares, pero no hay que olvidar que los niños/as están haciendo actividades, veladas, etc. y tampoco hace falta hablar todos los días.

En cualquier caso, si llevara un tiempo sin saber nada, seguro que puede dar el aviso en la oficina o en los teléfonos que estén habilitados para tal efecto.

Sobre todo, lo importante es no pensar que ha pasado algo, pues lo normal es que estén jugando y divirtiéndose tranquilamente mientras que los padres están preocupados.


Preguntas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano.

Mi hijo llora.

Al hablar por teléfono no es raro que los niños lloren. Es cuando se acuerdan de sus padres. Los 2 primeros días (por la novedad) y hacia la mitad del campamento (el cansancio va haciendo mella) suelen ser los días en los que hay más lloros.

Nuevamente hay que mantener la calma. En caso de haber algún conflicto/problema, hay que hablar con los responsables, que son los que podrán solucionarlo.

Lo normal es que nada más terminar de hablar se vayan a jugar con sus amigos/as, habiendo dejado preocupados a sus padres. En cualquier caso, lo mejor según nuestro criterio es hablar con ellos cada 3 días más o menos, especialmente si el niño tiene nostalgia. No suele ser bueno hablar todos los días, porque este hábito hace que algunos niños estén más pendientes de la llamada que de jugar con sus compañeros

Siempre hay que evitar ponernos nerviosos o entrar en histerismos. No pasa nada.

Hay que entender que la convivencia en un campamento de verano es muy intensa (por eso es único). De la misma forma que la experiencia se nos ha grabado a fuego a todos los que hemos acudido y la recordamos con ilusión, también magnifica o exagera cualquier cosa que normalmente sería una tontería. Cualquier circunstancia puede parecer un problemón o una excelencia. Los sentimientos son muy potentes y todo se vive muy intensamente. Una simple pelea con un amigo se puede convertir en un drama que se pasa al rato.

Dudas frecuentes. Primera vez en un campamento de verano.

Quiere que le vaya a recoger.

Por la misma razón que en el anterior apartado puede darse esta situación, especialmente los primeros días. No es lo normal pero pasa con algún niño/a..

Adaptarse a un sitio nuevo no siempre es fácil, más si no se tiene costumbre. Ante una situación de inseguridad lo más fácil y rápido es intentar huir de ella, aunque no sea la mejor opción. Hay que aprender a convivir en otro entorno y con otras personas y, salvo problema específico, no tendría que suponer ninguna complicación. No se sientan culpables al animar a su hijo a que se quede en el campamento pues la gradual desvinculación afectiva es buena para él y para Uds. y ha de hacerse poco a poco. ¿Cuántos niños lloran los primeros días de colegio o en la guardería? Tenemos que comprender que las situaciones nuevas hay que afrontarlas sin miedo, y salvo problema o conflicto importante (en cuyo caso ya habrían hablado con el coordinador del turno) no hay razón para abandonar la oportunidad de una experiencia nueva.

Nadie tiene ningún interés en mantener a un niño/a que realmente se encuentre mal en el campamento. Por un lado por él mismo, si no lo disfruta no tiene sentido, y por otro por el resto de los niños, pues el contagio de “mamitis/papitis” es casi vírico. Pero las circunstancias que concurran hay que solucionarlas dónde surgen y sólo si esto no fuera posible sería razonable el abandono del campamento.

Como ya dijimos, no es bueno utilizar sobornos, o chantajes emocionales, ni permitir que los hagan los niños. Tampoco frases del tipo “estás un par de días y si no…” porque estarán más pendientes de irse que de adaptarse. Estas propuestas más que darles seguridad les genera el sentimiento contrario y  facilitará hacer valer su compromiso en cuanto surja la mínima contrariedad (cuando se les ha dicho que se les va a buscar hay que cumplir la promesa).


La primera vez en un campamento de verano EN DOS PALABRAS

Confianza y tranquilidad. Si el niño/a no quiere ir o los padres no están tranquilos, es mejor prepararlo para más tarde.

Esperamos haberte ayudado a tener las ideas claras ¿Alguna otra pregunta?

Primera vez en un campamento de verano. Dudas frecuentes
Compartir

9 comments

Participar en la conversación
  • Elvira Martínez - 13/04/2016 Contestar

    ¡¡Estupendo artículo¡¡ Es la primera vez que voy a mandar a mis hijas y me he quedado mucho más tranquila. Gracias.

    Israel - 13/04/2016 Contestar

    Muchas gracias a ti Elvira. Nos alegramos de que te haya servido para aclarar las dudas e incertidumbres que siempre se tienen.

  • Irantzu - 04/07/2016 Contestar

    Hola,
    hoy han empezado mis hijos un campamento urbano solo de mañana y han venido bastante desmoralizados. Se acaban de acostar diciendo que no querían volver mañana. Son dos mellizos de cuatro años y era su primera vez. Solo les he llevado para que se lo pasaran bien y conocer nuevos amigos pero no sé si tengo que obligarles porque por ellos mañana se quedaban ya en casa…gracias.

    Israel - 08/07/2016 Contestar

    Buenos días. No sabemos como es el campamento urbano pero normalmente hay que hablar con los monitores y coordinador por si hubiera algún problema diferente de lo habitual. Si no lo hubiera, lo mejor sería que siguieran en el campamento.
    Un saludo.
    Israel

  • Cristina - 03/08/2017 Contestar

    Hola. Mi hija de 7 años ha acudido por primera vez a un campamento de estancia completa día y noche. El caso es que es el tercer día y nos dice que se siente desprotegida y que la vayamos a recoger. Le hemos dado dos días de margen y si no, la recogeríamos(ahora veo que mal hecho) mi consulta es si deberíamos recogerla pasados dos días si ella quiere. Me siento en ls obligación de cumplir. Gracias

    Israel - 04/08/2017 Contestar

    Buenos días.
    Lo mejor es que hablen con los coordinadores para ver cómo está realmente la niña. Lo más seguro es que se encuentre bien mientras que realiza las actividades y les eche de menos en tiempos muertos o por la noche. Dar “días de margen” sólo sirve para aplazar la situación y como dice genera la “obligación de cumplir” de la que habla. Es un error bastante común.
    Un saludo.
    Israel.

  • evelyna tantaquispe valdivieso - 24/10/2017 Contestar

    Hola tengo mi hijo de 8 años y se van de colonia en colegio no quería ir yo lo hable super bien y le animé y medijo k si , y hoy me salio k ya no quiere ir dice me va extrañar y su corazón no lo nace ir y llora y me dice k no lo exija k vaya y yo nunca dormido a fuera de casa y ahora no se como animarlo k me consejas es un niño muy tranquilo y vergonzoso.

    Israel - 24/10/2017 Contestar

    No conviene obligar a los niños si no están convencidos. Trate de animarle enseñando las actividades o yendo con un amigo.

Participar en la conversación

*

Entradas relacionadas